Blogia
Estimaciones Subjetivas Música

The Chameleons - Script of the Bridge (1983)

10

Recuerdo en la época de las cintas (cassettes), cuando pedías a alguien que te grabara un disco, si sobraba espacio normalmente en mi caso lo que hacíamos era rellenar con alguna selección de canciones que pensábamos que a esa persona le podría interesar. Eran pequeñas recomendaciones que se hacían a modo de bonus tracks. A The Chameleons los descubrí así. Un amigo de mi hermano me grabó el Gratest Hits de The Police y de relleno recuerdo que me puso unas canciones de Men At Work, de Big Country y dos de The Chameleons pertenecientes a este disco (Monkeyland y Second Skin).

Me llamaron mucho la atención, eran densas, oscuras y formaban una atmósfera embriagadora. Poco tiempo después, recuerdo haber acompañado a mi hermano a comprarse unos discos al Madrid Rock de la calle San Martín y mirando por mi cuenta di con él. No conocía la portada y también me impactó mucho (aquí la tenéis y es obra de unos de los guitarristas Reg Smithies). Un dibujo a lápiz en el que se veía una cara de un niño en el centro del que caen unas lágrimas y después cuatro imágenes, una carretera vacía que se pierde en el infinito, las ruinas de un castillo, un árbol seco, muerto y lo que parecen unos niños jugando al atardecer próximos a un obelisco. Es una imagen que a mi personalmente me evoca nostalgia. No lo pude resistir, tenía que llevarmelo, pero no tenía ni un duro, pero mi hermano accedió a comprarlo haciéndome un préstamo sin intereses de 1200 pesetas. Por aquel entonces (calculo año 1991) me daban en casa de paga 300 pesetas a la semana, lo que implicaba un mes completo de pagas, pero valió la pena. Se convertirían en mi grupo favorito y del que he comprado ya a modo de coleccionismo todo lo que se ha ido editando, la mayoría de importación y en los últimos tiempos por E-Bay.

The Chameleons - Script of the Bridge (1983)

Del grupo puedo decir que es una de esas pequeñas joyas que con el paso del tiempo la gente le va dando más valor. Cuando los conocí hacía unos cinco años que se habían separado y habían quedado como un grupo minoritario, muy poca gente les conocía, salvo en pequeñas tiendas de díscos donde tenían sus obras traidas directamente de ferias de Londres. Ahora en la actualidad después de que bandas como Editors o Interpol los nombrasen como importantes influencias de su música se encuentran muchas referencias de ellos por Internet y se les nombra como unos de los máximos exponentes del post-punk.

Script of the Bridge es su primer álbum y como ya he comentado tiene una atmósfera embriagadora de principio a fin que se mantiene constante. No hay altibajos, permanece canción tras canción y la intensidad fluctúa desde Don’t fall hasta View from a Hill. Don’t Fall es una canción intensa y rabiosa, inspirada en una mala noche del cantante, después Here Today, todo un himno dedicado a John Lennon que habla sobre su asesinato y a continuación la intimista Monkeyland, un canto de desesparación y soledad inspirado en el sentimiento que tenía la banda en su pequeña localidad de origen, Middleton. Second Skin es otra de sus grandes canciones con una gran dósis de lirismo y Up The Down Escalator por un momento parece que rompe la atmósfera creada para retomarla nada más acabar la introducción. El título dice por sí solo el tema de la canción, la impotencia sante el destino. Retomado la atmósfera caemos en la pesimista Less than Human para renacer con Pleasure and Pain aunque recordándonos que no todo siempre es positivo. Thursday’s Child evoca el sentimiento nostálgico en sus notas y en la letra de dejar atrás la niñez. As High as You Can Go es una canción intensa de reafirmación, la compusieron cuando la discográfica CBS les abandonó por seguir manteniéndose fieles a su estilo y a su idea de grupo. A Person Isn’t Safe Anywhere These Days es probablemente mi favorita en la que el lirismo se intensifica con los riffs de guitarra de Reg y Dave, tratando sobre el tema de la inseguridad y la violencia que había en las calles por esas fechas. Paper Tigers es una canción rabiosa tras un desplante que les hizo la banda a la que teloneaban, Killing Joke, presentándose 4 horas tarde al ensayo sin poder hacerlo ellos antes del concierto. View from a Hill es un recuerdo preciosista de los viajes de ácido en Tandle Hill una colina de su locailidad desde la que se ve Manchester.

Uno de mis discos favoritos, la extensión del post lo dice todo. 100% recomendable. Os invito a descubrirlo si aún no los conocéis.

Tracklist: Todas la canciones escritas por Mark Burgess y coloaboraciones de Reg Smithies, Dave Fielding, John Lever y Martin Jackson.

   1. Don’t Fall – 4:06
   2. Here Today – 3:57
   3. Monkeyland – 5:17
   4. Second Skin – 6:51
   5. Up the Down Escalator – 3:57
   6. Less than Human – 4:12
   7. Pleasure and Pain – 5:11
   8. Thursday’s Child – 3:32
   9. As High as You Can Go – 3:35
  10. A Person Isn’t Safe Anywhere These Days – 5:43
  11. Paper Tigers – 4:17
  12. View from a Hill – 6:39

Enlaces generales:

The Chameleons - Oficial, The Chameleons - Wikipedia, The Chameleons - MySpace, Strange Times - Spanish unofficial

Enlaces del album:

Last.fm, Grooveshark, Spotify

Otros:

Allmusic Review, Tiempos Extraños - Crítica y letras y notas de Mark Burgess traducidas al castellano, Last.fm Review


Sígueme en Facebook

Nota Allmusic.com: 4  sobre 5

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Dani Morn -

Realmente es un grupo muy terapéutico, a pesar de que en sí las letras y las atmósferas son densas pero por algún motivo eso te hace salir a flote si lo necesitas y si no no es un grupo que te induzca a ello. Los tonos pesimistas son muy típicos en las canciones quizá porque son momentos más íntimos que dan de sí más a la creatividad que cuando estás eufórico por algo.
En cualquier caso, brindo por aquel acontecimiento que comentas Antonio del encuentro con Marc. De esas casualidades excepcionales de la vida...

a.tunzi -

A propósito de los buenos momentos -como terapia o como sea- a los que se refiere Marco, fue una gran satisfacción poder agradecérselos en persona a su cantante, un día en que me lo encontré en un bar (estaban entonces en la gira que hicieron después de la reunión del grupo en 2001).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Marco -

Reconozco que me he emocionado un poco al recordar aquellos tiempos, ya que yo era aquél "amigo de tu hermano" que te grabó Monkeyland y Second Skin en un cassette como canciones "de relleno", ya que esas eran mis canciones favoritas de este grupo, aunque el que introdujo este grupo entre nuestro grupo de amigos fue A. Tunzi, el chico que dejó el mensaje anterior.

Así como la parte final de Second Skin me sigue pareciendo sublime, con el tiempo me he decantado más por View from a hill y su atmósfera especial e inconfundible. No he tenido la suerte de verlos en directo, pero escuchar el disco completo "Script of the bridge" es toda una experiencia, especialmente recomendable para esos días en que uno se encuentra un poco nostálgico y bajo de ánimos, ya que con la atmósfera envolvente de sus guitarras The Chameleons pueden entrar de forma imperceptible en tu estado anímico, acompañarte y a veces incluso sacarte de tu melancolía ocasional, yo personalmente cuando me encuentro en ese estado anímico, a modo de terapia, enchufo a The Chameleons en mi ipod (este disco en concreto), y me quedo como nuevo, os lo recomiendo, jejeje.

Para finalizar, coincido plenamente con el autor del blog y con A. Tunzi en que es un poco triste y a la vez significativo que un grupo de este nivel y calidad haya pasado tan desapercibido y casi totalmente desconocido para muchos, pero la historia de la música nos demuestra que no siempre la calidad y el éxito van de la mano.


a.tunzi -

De todos los grupos de mi adolescencia, éste es al que regreso con más frecuencia, y de largo. Tuve la suerte de verles dos veces por aquel entonces, la segunda vez, en el '87 en una efímera sala madrileña por O'Donnell cuyo nombre no me viene a la memoria, una impactante catársis difícil de olvidar. La atmósfera que creaban las dos guitarras, sostenidas por el bajo del cantante, como dices, son una de las mayores influencias de un buen montón de grupos de ahora. Parece increíble que pasasen desapercibidos

Wambas -

Esta vez poco puedo comentar porque no los conozco. Tendré que escucharlos a ver cuál es mi opinion completamente subjetiva
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres